¡Reserva Ya! +58-414-3126714 +58-414-2297695

Los Roques: un lugar para disfrutar con todos los sentidos

Cuando los azules y verdes fueron creados por la madre naturaleza, la paleta utilizada para mezclar tonos hasta alcanzar la perfección fue la zona de Venezuela conocida como el archipiélago de Los Roques un lugar para disfrutar con todos los sentidos y que forma parte de las Dependencias federales de Venezuela y está a 130 km de tierra firme.

Los Roques: ¡Paraíso caribeño que ofrece su encanto para una luna de miel!

El amor es ese sentimiento que nos hace delirar y ¿qué mejor que disfrutarlo en su máxima expresión, junto a la persona amada y rodeado de bellezas naturales? Los Roques es un archipiélago con playas paradisíacas que impresionan la retina con su gama de azules y aguamarinas, además de un sol radiante que resulta una alternativa ideal para una luna de miel diseñada a la perfección.

Los Roques: Una isla de fantasía en el caribe azul

Desde el aeropuerto de la Guaira en Caracas, serán 168km al norte en un vuelo comercial con capacidad para 7 personas como máximo, hasta llegar al Archipiélago de Los Roques. Con el ruido de los motores de la pequeña avioneta, el calor y el tiempo parecerán prolongarse hasta que, en un abrir y cerrar de ojos, allí debajo, se abrirán las nubes para dar lugar al color esmeralda que sólo el Caribe puede obsequiar.

Playas vírgenes de arenas finas

De eso se tratará la rutina de descanso, de elegir cada mañana hacia qué playa dirigirse para disfrutar de una jornada donde la naturaleza se entrega en paisajes de ensueño.

El mundo de las profundidades

El mar en su superficie atrapa a simple vista, pero para quienes se permiten llegar más allá de la primera impresión y se sumergen en su profundidad, descubrirán un nuevo y maravilloso mundo. Los Roques, reúne condiciones de visibilidad y de especies submarinas especiales para practicar el submarinismo, tanto para amateurs como para buzos profesionales.

Velada bajo las estrellas

El atardecer va posándose en el muelle cuando ya estamos de regreso al Gran Roque, los pelícanos y gaviotas buscarán su refugio. Y así, comienza la mágica metamorfosis de un mar que da lugar a la isla iluminada, con restoranes que ofrecen la mejor gastronomía marítima y velada a la luz de las velas. La música y el ron serán los anfitriones junto a los variados tragos de diferentes frutas tropicales. Los afortunados, serán bendecidos por alguna que otra estrella fugaz que seguramente, cumplirá con algún anhelado deseo.